EEUU en guerra

¿Por qué insistió George W. Bush – con una certeza tan fanática, a pesar de las serias y justificadas dudas de sus propios servicios de inteligencia – en que Sadam Husein almacenaba un vasto arsenal de armas de destrucción masiva? ¿Por qué esa insistencia en esta patológica disociación de la realidad, que llevó directamente a la muerte de miles de personas inocentes.

¿Por qué dijo semejantes mentiras, mentiras tan cínicas, mentiras tan horribles, mentiras que rezumaban sangre, mentiras que criaban más mentiras como ratas en un barco infestado? Es fácil: porque hacía ganar dinero a su familia.

Por Cris Floyd, CounterPunch.- Traducido para Rebelión por Germán Leyens

FUENTE: http://www.rebelion.org/ – Chileradio
No estamos hablando de la bien conocida asociación de su familia con el Grupo Carlyle, la compañía mejor establecida del mundo para la financiación de compañías no cotizadas en bolsa, cuyos masivos holdings en la maquinaria de guerra han sido tan enormemente colmados por el saqueo de Bagdad de Bush. Es verdad, Carlyle ha sido desde hace tiempo una gananciosa prebenda bushista: Papá George fue un esforzado vendedor viajero de la firma, cruzando el globo con sus socios plutócratas – como los bin Laden – buscando contratos entre compinches, adquisiciones secretas y “privatizaciones” lucrativas de servicios públicos. Incluso el pequeño pretzel en persona estuvo aparcado en el consejo de una de las compañías de Carlyle cuando andaba perdido entre engaños a los accionistas de Harken y el engatusamiento de los votantes de Texas.

Pero el año pasado, el Papá se retiró de la firma, y partió hacia el crepúsculo a revolcarse en el botín gubernamental que el hijito había maniobrado hacia Carlyle: 2.100 millones de dólares sólo en 2003. Mientras indudablemente sigue teniendo “intereses” en una serie de manejos oscuros de Carlyle, el anciano ya no participa en las estafas importantes. No, ahora hay que tratar con el hermano de papá, William, tío del actual presidente.

William Bush es director de Engineering Support Systems Inc. (ESSI), proveedor de artículos militares de alta tecnología a – bueno, al mejor postor. Sólo el año pasado vendieron 13 millones de dólares en equipos avanzados de radar para poner al día la flota de cazas de China Comunista, – sabes, el tipo de avión que obliga a aterrizar con tanta facilidad a los aviones espías de EE.UU. Pero así sólo mantiene el nivel de la familia… El hermano de William, Prescott Jr., es jefe de la Cámara de Comercio EE.UU.-China, mientras que el hermano de pretzel, Neil, está involucrado con el hijo del antiguo jefe comunista Jiang Zemin.

Pero ayudar a armar un régimen dictatorial que tiraniza a su propio pueblo, que invade a sus vecinos y posee realmente grandes arsenales de armas de destrucción masiva (ADM) es sólo una actividad suplementaria del Tío Bill. (Aunque de nuevo, es tradición familiar – después de todo es lo que el Papá George hizo durante años con su amiguito especial, Sadam.) Sobre todo, ESSI de Bill hace divertidos negocios con el Pentágono de su sobrino Georgie y esa nueva oportunidad para inversiones, el Departamento de Seguridad Interior. Y es aquí donde aparecen esas ADM fantasmas de Irak – tan maniáticamente exageradas por Junior – informa la investigadora Margie Burns en Prince George’s Journal.

Entre sus numerosas mercaderías para el “guerrero” (la firma utiliza la terminología actual del Pentágono en reemplazo del antiguo y honorable nombre de “soldado”: esa estúpida jerga de adolescente). ESSI vende una unidad de “Sistema de Refugio Protegido Químico-Biológico” [CBP por sus siglas en inglés] – un cobertizo portátil que puede servir de área no-contaminada para centros de comando u hospitales campaña durante un ataque con ADM. En la primerísima semana de la guerra de George, en la que los generales de la tele advertían cada hora sobre la inminente catástrofe del bioterror que amenazaba a las tropas, los muchachos del Tío Bill se embolsaron 19 millones de dólares por un embarque de unidades CBP, informa un comunicado de prensa de ESSI. Esto además de 44 millones de dólares en unidades anti-ADM pedidas durante el pánico generado por pretzel antes de la guerra. Ahora bien, ¿qué resultados financieros hubiera mostrado el Tío Bill si George hubiese dicho la verdad?

ESSI también se beneficia del pánico en el frente interno. El verano pasado, mientras Georgia hacía rebotar el “nivel de amenaza”, ESSI se tragó un graso contrato de Seguridad Interior para comenzar a desarrollar una flota de centros móviles de comunicación de emergencia para ser utilizados en el caso de un ataque bioquímico terrorista de parte de los antiguos empleados afganos de la yihád de la CIA – mejor conocidos actualmente como al Qaeda. Mientras George mantiene en funciones los colores de su semáforo – y la pandilla ex CIA hace sus deberes con un poco de estruendo por aquí y por allá – el Tío Bill se seguirá tragando esa crema de “nivel de amenaza”.

En total, ESSI se tragó unos 380 millones de dólares del Pentágono sólo el año pasado, sin contar el negocio chino y una porción extra de 26 millones de dólares de Arabia Saudí – otro famoso bastión de la libertad y la democracia – por el mantenimiento de su Real Fuerza Aérea.

Y así siguen las cosas, suman y siguen, en la gran rueda del unto; las políticas belicosas de Bush – obviamente basadas en las Escrituras: “y habrá terror y grandes señales del cielo” – fomentando un ciclo interminable de desinformación y revancha, de miedo, inestabilidad y militarización global. (Por cierto, en la militarización cósmica: preparan programas para toda una armada de “armas espaciales”, informa Wired) Pero éste es el tipo de caos moral con el que el clan Bush-Walker siempre se ha beneficiado, como lo muestra Kevin Phillips en su devastadora nueva historia, “American Dynasty”.

En la Rusia revolucionaria, los Bush-Walker hicieron negocios con rojos y blancos; ayudaron a armar a los nazis y a los aliados. Sus descendientes arman a China y la amenazan – como siempre, ganando dinero pase lo que pase. La naturaleza del cliente no interesa: rey, comunista, nazi, jeque, señor de la guerra, poobah, lo único que importa es: ¿quieren hacer negocios?

Entonces, ¿atacó Irak George Walker Bush sólo para vender algo? No. Pero, durante generaciones, él y su familia y su calaña, suave como la seda, – los grandes embaucadores, siempre a la busca de dinero fácil – han utilizado el derramamiento de sangre, el odio y el engaño para amañar la política pública y los tesoros públicos y convertirlos en máquinas productoras de ganancias privadas. La especulación con la guerra es inevitable, ineludible, incluso laudable, en la creciente pesadilla de corrupción y muerte que han ayudado a fomentar en el mundo.

Chris Floyd es columnista de Moscow Times y colaborador permanente de CounterPunch. Su artículo en CounterPunch sobre el plan de Rumsfeld de provocar ataques terroristas apareció como número 4 de la lista final de Project Censored sobre los artículos Más Censurados de 2002. Su correo es: cfloyd72@hotmail.com

Síguenos

Complots y Misterios

Nuestro sitio fue concebido para poder ver más allá de las noticias que se publican día a día. Uniendo las piezas como si de un rompecabezas se tratara, van encajando para mostrar a la luz de la opinión pública los numerosos misterios que nos rodean…
Síguenos

Latest posts by Complots y Misterios (see all)

Publicado por en 29 agosto, 2010. Archivado en Complots,Conspiraciones. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *