Artefacto de Coso

El artefacto de Coso es una bujía encontrada dentro de un trozo de arcilla dura el 13 de febrero de 1961 por Wallace Lane, Virginia Maxey y Mike Mikesell mientras buscaban geodas cerca del pueblo de Olancha, California. Mikesell lo encontró al romper en dos esta roca.

Virginia Maxey, especuló en diferentes momentos que este objeto tenía una antigüedad de 100 o 500.000 años como indicaron Stromberg y Heinrich (2000, 2004). Maxey no pudo proporcionar información sobre la técnica de datación usada o evidencia alguna para calcular su edad. La fecha de los 500.000 años solo está basada en la opinión de un “geólogo” anónimo nombrado por la gente que descubrió este objeto. Tampoco se conoce la identidad, credenciales ni la especialidad de la persona que nombró a este “geólogo”. Ni siquiera se conoce si existe realmente. Como resultado esta fecha no tiene ningún fundamento pues no se conoce como fue calculada. Esta bien documentado que el nódulo que envuelve la bujía pudo haberse formado en años o décadas como se ha demostrado en ejemplos de encapsulamientos de objetos de metal o acero similares.

Origen

El origen del artefacto ha sido objeto de muchas especulaciones. Explicaciones pseudocientificas incluyen:

  • Una antigua civilización (como los Atlantes)
  • Una “Humanidad” anterior a la actual.
  • Visitas extraterrestres durante la prehistoria.
  • Viajeros del tiempo que dejaron olvidado el objeto durante una visita al pasado.

Ciertos creacionistas han aclamado el objeto como una evidencia de una Tierra Joven, argumentando que si un objeto moderno como una bujía puede ser envuelta en piedra entonces la idea de rocas que toman millones de años en formarse puede deducirse como falsa. Sin embargo, geólogos y arqueólogos conocen desde hace muchas décadas que el ritmo al que se forman diferentes tipos de hormigón y sedimentan en capas de roca varía tanto que el grado en el que se consolidan los sedimentos en rocas no puede usarse para determinar su edad, ni siquiera la de la tierra.

Una investigación llevada por Pierre Stromberg y Paul Heinrich con la ayuda de los Colecionistas Americanos de Bujías sugiere que el objeto es una bujía Champion de 1920 y que esta fue usada en el área en trabajos de ayuda a la minería. En su informe, Stromberg y Heinrich (2000, 2004), indican que la bujía quedó envuelta en un hormigón compuesto de hierro derivado de la oxidación de la misma. Es común que objetos de metal y acero formen rápidamente sedimentos de óxido de hierro a su alrededor a medida que se oxidan en el suelo.

La localización actual del artefacto de Coso es desconocida. De sus descubridores sólo vive Maxey, que evita cualquier comentario al respecto.

Fuente: Wikipedia

Síguenos

Complots y Misterios

Nuestro sitio fue concebido para poder ver más allá de las noticias que se publican día a día. Uniendo las piezas como si de un rompecabezas se tratara, van encajando para mostrar a la luz de la opinión pública los numerosos misterios que nos rodean…
Síguenos

Latest posts by Complots y Misterios (see all)

Publicado por en 23 enero, 2011. Archivado en Misterios,Misterios en la historia,Ooparts. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *