Las mentiras que nos dijeron de niños

No te morirás si te metes a una piscina después de comer

Esta es una de las mentiras más difundidas entre los padres, a quienes probablemente sus propios padres hayan engañado, y a estos, sus padres, y así sucesivamente, sin saber la razón de este hecho. Algunos padres, más despreocupados, permiten a sus hijos meterse a la piscina después de comer, mientras que otros no lo hacen para evitar lo que se conoce como el “corte de digestión”. En realidad, lo que puede suceder si te metes a una piscina después de comer es que se produzca un síncope (pérdida de conocimiento) debido al cambio brusco de temperatura entre la superficie del cuerpo y el agua. Por ello, el llamado “síncope de hidrocución” es más frecuente cuando un individuo ha estado expuesto durante mucho tiempo al sol y se sumerge bruscamente en agua fría. Además de esto, mientras se produce la digestión (en promedio unas dos horas y media) no se debe realizar esfuerzos físicos muy fuertes, ya que toda la sangre del cuerpo va hacia el estómago durante este proceso. Y da lo mismo si el esfuerzo físico se produce nadando, corriendo, levantando pesas o escalando una montaña. Entonces, si te metes un atracón de comida e inmediatamente después piensas nadar 15 vueltas en la piscina olímpica, obviamente vas a tener consecuencias desagradables. Pero si comes moderadamente, no vas a hacer un esfuerzo físico importante y te metes a la piscina gradualmente, no habrá ningún problema. Y si no me creen, créanle al médico.

No te vas a quedar ciego por leer con poca luz

Si no puedes ver bien con poca luz, en realidad es porque ya tienes alguna deficiencia visual. Hacer esfuerzo para leer no te volverá ciego, pero si indica que tienes problemas de agudeza visual. De todas formas, se recomienda leer con suficiente luz para evitar el cansancio y los dolores de cabeza.

No te crece más cabello si te rapas, ni tampoco sigue creciendo después de muerto

El cabello puede parecer que crece más denso, pero es sólo una ilusión debida a que el pelo corto luce mas oscuro y grueso. Tampoco es cierto que el cabello siga creciendo después de muerto. Lo que sucede en realidad es que, al morir, el cuerpo humano se deshidrata severamente, retrayendo la piel lo suficiente cómo para exponer las uñas y el pelo más de lo habitual. No es que el cabello crezca, es que el cuero cabelludo se encoge.

El chicle no se te queda en el tracto digestivo por 7 años

El chicle, como cualquier otro alimento, permanece en el sistema digestivo durante más o menos 20 horas. Al igual que mucha otras cosas indigestas que la gente se traga (como los granos de maíz), la goma de mascar consigue pasar a través del aparato gastrointestinal como alimento poco digerible, y sale por el extremo opuesto por el que ingresó casi intacto. ¿Quién se anima a investigar XD?

No te quedarás enano si no tomas leche

La leche es un alimento importante, sobre todo en los lactantes de menos de un año, porque es el que mejor reemplaza la leche materna. En este período del crecimiento, aporta todos los nutrientes requeridos. Pero pasado el primer o segundo año de vida no hay ninguna necesidad de tomar leche en forma obligatoria para crecer. La leche es simplemente un alimento importante en la pirámide alimenticia y por eso debe estar entre los que consumimos.

Los seres humanos no usan solamente el 10% del cerebro

Las técnicas de investigación por imágenes tales como la Resonancia Magnética Nuclear han demostrado que los humanos hacen buen uso de la corteza cerebral incluso cuando duermen. Ahora, que sepan usar esa energía eficientemente, eso es un asunto completamente distinto.

Los lemmings no son suicidas en masa

El mito del suicidio se remonta a bastante tiempo atrás, por lo menos a Freud, quien en Civilization and Its Discontents (1929) ya comparaba el instinto humano por la muerte con el supuesto suicidio colectivo de los lemmings. Pero quien realmente popularizó este mito fue un documental de la Disney de 1958: Infierno Blanco (12 minutos, la parte que nos interesa a partir del minuto 9:43). Disney transportó a decenas de lemmings hasta Alberta, Canada (donde no viven), y los colocó junto a un acantilado. Allí filmaron como caían uno detrás de otro. La verdadera razón de estas muertes no es que sean suicidas, sino que el instinto biológico de estos animales les induce a desplazarse invariablemente en una dirección o ruta concreta, sin tener en cuenta los cambios topológicos del ecosistema al que están habituados. Simplemente seguían el camino que tenían aprendido, y no vieron que había un acantilado de por medio. En su entorno natural (la tundra) les sucede lo mismo cuando hay superpoblación, se quedan sin espacio y van a explorar nuevas tierras. Debido a su pésimo sentido, algunos caen por precipicios, o acaban ahogados en el mar. En conclusión: los lemmings son pésimos para medir la profundidad y son estúpidos, no emos.

Los camellos no acumulan agua en las jorobas

Si acumulan algo ahí, es grasa, no agua. Su habilidad para vivir hasta diez meses sin beber se debe a que toman alimento suficiente de las plantas y el rocío. Una de las razones por las que los camellos se adaptan tan bien a la vida en el desierto es que son capaces de perder hasta un 40% de su peso corporal.

Los elefantes no van a un cementerio de elefantes a morir

Cuando un elefante está preparado para morir, se muere y punto, como cualquier ser viviente. Los supuestos Cementerios de Elefantes surgen de la gran aglomeración de esqueletos de estos animales que se encuentran, por lo general, cerca de fuentes de agua. Esto se debe a que los elefantes con algún tipo de desnutrición buscan instintivamente el agua, con la esperanza de que el líquido les permita mejorar sus condiciones. La mayoría de las veces, cuando la encuentran, ya es demasiado tarde.

Walt Disney no está congelado en Disneylandia

Disney dejó de trabajar en el desarrollo de Disneylandia en los últimos meses de 1966, cuando se le diagnosticó un cáncer en su pulmón izquierdo, tras toda una vida de fumador empedernido. Falleció luego a causa de un paro cardiorrespiratorio, y su cuerpo fue incinerado dos días después de su muerte.

Adán y Eva no comieron una manzana

Adán y Eva arruinaron la existencia de toda la Humanidad por comerse una fruta, pero en ningún sitio se especifica cuál. Las palabras exactas que aparecen en La Biblia son:

“mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:17)

“pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis” (Génesis 3:3)

“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella” (Génesis 3:6)

¿Y en qué parte dijeron “manzana”? A lo mejor comieron… un plátano (banana) =P

Van Gogh no se cortó la oreja izquierda para enviársela por correo a una prostituta

En realidad se cortó de un tajo la mitad de su lóbulo izquierdo. Y no se lo mandó a ninguna prostituta, sino que se la entregó a una tal Rachel (que era prostituta también) para que esta se lo llevara a su amigo Gauguin como señal de arrepentimiento por una disputa que habían tenido esa misma noche. Obviamente, hizo esto bastante ebrio. Lo que no hizo nunca fue mandarla por correo.

La Gran Muralla China no se ve desde el espacio

No es por su tamaño, ya que la Gran Muralla China es una estructura impresionante y kilométrica. De los miles de objetos creados por el hombre que son visibles desde el espacio, la Gran Muralla China no está entre ellos por la simple razón de que su color es similar al suelo en el que fue construida. En 1938, el viajero, aventurero y escritor Richard Halliburton, en su Segundo libro de maravillas, predijo que la Gran Muralla sería la única obra del hombre visible desde la Luna sin necesidad de aparatos de visión. Varios astronautas han afirmado observarla a simple vista, pero en mayo de 2004 la NASA anunció que lo que estos pensaban era la construcción, era en realidad un tramo de un río entre las montañas, y reconoció públicamente que la Gran Muralla China no es visible sin ayuda desde el espacio. Una vueltita por googlre maps confirma que ver la Gran Muralla China es más difícil de lo que parece.

Si te sientas cerca de la televisión, te vas a quedar ciego

¿No crees que el factor de probabilidad de encontrarnos a alguien ciego por haber visto la televisión de cerquita sería bastante alto? Yo sé que mi infancia fue feliz y 3/4 partes de ella me la pasé castigado, pero el otro cuarto de la misma, fue frente a la televisión.

La realidad es que los niños que pasan 10 horas a las semana sentados frente a la televisión no se quedarían ciegos nunca, pero son más propicios a resultar con sobrepeso, demuestran agresividad y ce buelben hidiotaz para la hezkuela, no c kin himbento cemegante mintira.

Si comes chocolate, te salen granos

Esta mentira te la decía tu papá para que no le agarraras los chocolates que tiene “escondidos” en el refrigerado, que tu sabes están en el compartimento inferior de la puerta. El punto es que yo creo que todos seríamos una mazorca ambulante si en realidad el chocolate sacara granos.

La realidad es que comer chocolate no tiene nada de malo, el problema es comer chocolate en exceso. Los granos salen por exceso de grasa en los folículos de los poros de la piel.

Le vas a sacar un ojo a alguien con eso

Yo creo que nuestros padres en verdad nos creen unos grandes idiotas. Primero, siempre que leo en el periódico que se muere un niño es porque el papá lo aplastó con el carro, dejó un balde de agua y el niño se ahogó, el niño se quemó con agua hirviendo, y un sinnúmero de tragedias. Jamás he sabido que un niño mate a otro por andar corriendo con tijeras.

La realidad es que al menos que seas el viejito de Kill Bill, sacarle el ojo a otra persona es imposible. Claro, existe la posibilidad de que le encajes algo a alguien en el ojo, pero la verdad, ¿qué tan bestia tienes que ser para que eso suceda? Al menos que se lo arranques con tus propias manos, el ojo no se va a salir gracias a un lápiz.

Te vas a enfermar si no te abrigas

La realidad es que no te enfermas por salir a la calle en el frío, sino que la gente sale menos cuando hay baja temperatura y tienes más contacto con ellos y el virus pasa de sus cuerpos al tuyo, enfermándote al instante. Interesante, ¿no?

Si sales mojado de la ducha, te vas a quedar con la cara chueca

¿Has sentido que se te empieza a enchuecar la cara cuando sales de bañarte? Yo tampoco, lo que comprueba que esto también es una gran mentirota. ¿Cómo es posible que esto suceda? Si le echas hielo a la sopa caliente, se enchueca el hielo o se enchueca la sopa? Claro que ninguno de los dos.

La realidad es que NO te vas a quedar chueco, al menos que veas a la morrita de la película de El Aro, entonces sí, ya te jodiste, pero nadie usa VHS ya, todos usamos DVD así que no te preocupes, al menos que tengas videocasetera, pero si todavía tienes, mereces morir con la cara chueca. La cosa es que el frío contrae los cuerpos y el calor los expande, por eso oyes crujir la madera en la noche, no porque La Llorona te esté visitando. Pero llegar al punto de que tu cara se enchueque por esto, es imposible.

Síguenos

Complots y Misterios

Nuestro sitio fue concebido para poder ver más allá de las noticias que se publican día a día. Uniendo las piezas como si de un rompecabezas se tratara, van encajando para mostrar a la luz de la opinión pública los numerosos misterios que nos rodean…
Síguenos

Latest posts by Complots y Misterios (see all)

Publicado por en 11 noviembre, 2010. Archivado en Leyendas actuales,Leyendas urbanas. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response or trackback to this entry

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *